Inicio Humor A ver a cómo tocamos

A ver a cómo tocamos

46
0
Antonio Castro empeñado en la construcción del socialismo... en Europa.

El Gobierno cubano celebró con estupefacción pero con entusiasmo patriótico la sorpresa de que el Gobierno cubano, que es él mismo, haya ordenado a los nativos que viven en lo que allí aún llaman “el exterior” que participen, tras hacer quince planchas, sin dilación y en días hábiles, de la consulta popular a la que está siendo sometido el Proyecto de Constitución, “porque, si no van, a ver a cómo tocamos”. A esto le llaman, con razón, un “hecho inédito” –como si fuera una canción de Osvaldo Rodríguez dedicada a Los Bravos de Atlanta aunque puesta al revés era para Manson pero interpretada con envidia y desdén por Vicente Rojas sin que éste le pidiera permiso al primero y sin razón alguna para considerar la idea de tomar la decisión contraria o abstenerse y que perdieran Los Bravos de Atlanta.

Tendrán que tener el pasaporte vigente y una cuenta de Facebook en la que reconozcan, mañana diez de octubre y en modalidad video en vivo y en grupo, a las 12 del día, que ni La Orquesta Riverside ni el Conjunto Casino ni La Sonora Matancera ni la orquesta Los Hermanos Castro ni Barbarito Diez ni Bienvenido Granda ni Tito Gómez ni Daniel Santos ni Boby Capó ni Leo Marini ni Fajardo y sus Estrellas se manifestaron alguna vez en radio a favor de “la famosita Constitución del 40 esa, ni en contra del altruista Decreto 349”. No podrán estar a favor del embargo pero se les permitirá estar más o menos a favor del matrimonio gay y en contra del bloqueo.

A Ernesto Soberón, el carismático y mesiánico director de Asuntos de Cubanos Residentes en el Exterior (DACRE), le fue otorgado recientemente el Internet en un acto en el Cacahual al que asistieron Díaz-Canel y Antonio Maceo, debido a lo cual pudo comentar en su cuenta de Twiter, la red social que viene con un pajarito que es Chávez, que «todos los cubanos en el Exterior tendrán acceso a una planilla online para trasladar sus propuestas de modificaciones o comentarios acerca del Proyecto».

Por sólo 33 CUC, cubanos residentes en la Isla podrán imprimir la planilla para enviarla –por 33 CUC y tras pagar 33 CUC por su notarización en el MINREX, la más importante rama del INDER– a sus familiares y amigos de afuera que no tengan Internet en sus casas por culpa del capitalismo cruel y brutal y otra vez cruel, o lo tengan pero no hayan encontrado impresoras en la basura de los ricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí