Inicio Latinoamérica Cuba, la impunidad del terrorismo de Estado

Cuba, la impunidad del terrorismo de Estado

18
1

En La Habana han dejado sordos y medio sordos a varios funcionarios estadounidenses y sus familiares. Fue a finales de 2016 cuando los diplomáticos de servicio en Cuba comenzaron a descubrir que sufrían pérdida de audición. La conclusión de las investigaciones en Estados Unidos: fueron expuestos a un dispositivo sónico encubierto que operaba fuera de la gama de sonidos audibles, desplegado dentro o fuera de sus residencias en la capital cubana.

Y uno, humilde y desinformado mortal, se pregunta: ¿Esto se queda así? ¿Le rompen los tímpanos a más de un decena de diplomáticos estadounidenses y canadienses en Cuba y no pasa nada? ¿Un parasitario Estado fallido le modifica la salud a los funcionarios de la mayor potencia mundial y ésta se cruza de brazos?

El Ministerio de Relaciones Exteriores de La Habana ha asegurado que «Cuba jamás ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción en contra de funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares». Pero nada relevante se mueve en el ámbito de un régimen totalitario sin el conocimiento de su policía política. Menos en un entorno tan delicado y vigilado como el de la diplomacia norteamericana en la capital isleña.

Hay que imaginarse qué pensarán entonces los opositores en Cuba y Venezuela, por ejemplo, si la represión ni siquiera se detiene ante los representantes del «imperio» en sus sedes diplomáticas. Quien se detiene es el «imperio». No en balde la MUD venezolana ha entrado por el aro del teatro electoral chavista. ¿Qué más se puede hacer en un escenario donde la muerte campea por sus respetos? Todo se queda en palabras salvo el terrorismo de las culturas y estados fallidos que obstaculizan el desarrollo. Como si en el Occidente que predica la no violencia estuviésemos condenados, per se, a servir de blanco a la violencia subdesarrollada.

El terrorismo auditivo contra los diplomáticos estadounidenses, y canadienses, en La Habana comenzó en la segunda mitad de 2016. La respuesta, que probablemente debería ser de ojo por ojo y diente por diente, aún no se produce (solo el tibio despido de dos funcionarios castristas en la embajada de Cuba en Washington).

A continuación el comentario de Carlos Alberto Montaner:

[ot-video][/ot-video]

1 COMENTARIO

  1. Esto debe ser un error, los americanos son sordos de nacimiento, si no cómo explicar que lleven mas de 30 años sin oir como año tras año la asamlea general de naciones unidas les exige que levanten el bloqueo a Cuba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí