Inicio Comentarios en Neo Club El reto de Buena Fe

El reto de Buena Fe

35
3

Quiero recalcar en lo que dice el escritor Julio Benítez, en su artículo A propósito de Mala Fe y sus aliados, sobre “hacer algo diferente”. Ver el concierto de Buena Fe el pasado 18 de septiembre en Miami como un reto para buscar soluciones democráticas que puedan ser contundentes ante estos diabólicos divisionistas. Esto es lo que hay que hacer: apelar a la creatividad, al impulso de nuestra lógica y racionalidad, y darles a toda esta clase de gente que defienden a los tiranos, que defienden a los que fusilan y torturan, a los que realmente mienten, distorsionan y dividen, respuestas democráticas. Aunque cueste algún dinero, no importa, será dinero bien gastado.

Hay que buscar quiénes son los que están detrás de estos viajes supuestamente culturales, quiénes son los que monetariamente, desde aquí y desde allá, se están beneficiando; es decir, descubrir los mecanismos de la componenda para intentar –siempre democráticamente– desarticularlos y detener esta mala fe que envenena.

Una última idea es que el exilio, los que dentro del exilio tienen poder adquisitivo y económico, acabe de darse cuenta de que la cultura es necesaria, imprescindible, y hay que desarrollarla. Hay que apoyar a los grupos de la diáspora en literatura, música, danza, teatro; crear programas y conjuntos académicos que se encarguen de enseñar a los que vienen jóvenes de Cuba lo que es la libertad, la libre expresión; lo que es la verdadera solidaridad, lo que significa la cultura como arma política.

En fin, todavía muchos cubanos no han aprendido que los verdaderos reaccionarios son los castristas, que los verdaderos “involucionarios” son los castristas, que los verdaderos mediocres y malsanos instigadores son los castristas. Hay que buscar respuestas culturales para desenmascararlos de una vez.

3 COMENTARIOS

  1. En lo que Gayol analiza hay lo que podemos llamar pensamiento crítico cubano, no oficial y de exiliado. ¿Por qué nosotros debemos cargar con el sambenito de la intolerancia cuando el sistema de aquel país ha corroído cualquier vestigio de democracia republicana?
    ¿Hasta cuándo vamos a permitir que se burlen y usen las artimañas de la sociedad norteamericana para usar sus comisarios o simpatizantes en contra nuestra? Hay toda una sociedad civil que ha sufrido el martirio y el abuso durante casi sesenta años. NO es solo el exilio histórico sino muchos que vivimos el infierno de la sinrazón. Yo era un niño de apenas siete años cuando triunfó la cosa esa que gobierna Cuba. A mi generación y la que vino después y todas las demás que han existido hasta ahora hemos sufrido la represión, la escasez, la pérdida de la identidad nacional trasnochada por una vida orweliana adonde el colmo es que no solo los más viejos sino todos hemos sido víctima y para colmo hay quienes hoy viven aquí, disfrutan lo que otros sembraron y actúan como enemigos sin importarle para nada el dolor que ellos mismos experimentaron. Sino ¿por qué estarían aquí sin tanto quieren la isla? EL colmo es ese complejo de Estocolmo que los lleva a romper con los más viejos o con los que como ellos pero diferentes han sufrido prisión y golpizas. ¿Cuántas generaciones de presos políticos hemos tenido? ¿Cuántos años de actos de repudio? Eso hay que tenerlo en cuenta como también los métodos de afrontar la dictadura ineficiente. Sí. Dictadura ineficiente que lleva a los ciudadanos cubanos a querer escaparse o trabajar en países como Haití. Si el paraíso de los vejetes incompetentes y crueles y también sus acólitos creen que la batalla se gana ahora aquí para consolidar su poder acá debemos aguzar los sentidos, convencer y con el apoyo de ese exilio más acaudalado atacarlos con sus armas que son la cultura y en su caso la desinformación y nosotros la información. Así debemos mirar el futuro porque nuestra lucha es de todas las generaciones de cubanos no de un grupo. Solo con la razón que las ideas nos dan podremos vencer.

  2. En 1996, un grupo de cubanos se sintió ofendido por un festival cubano que se hacía en Los Angeles, en el que se estaban vendiendo libros del Che Guevara, y al que asistían personas con camisetas del guerrillero argentino. Los cubanos ofendidos estaban planeando una manifestación contra aquel festival, violenta si hubiese sido necesario. Les propuse mejor crear un festival alternativo para destacar los grandes valores artísticos y literarios del exilio. Aceptaron. A finales de aquel año se creó el Instituto Cubano Americano de la Cultura, y en marzo de 1997 la organización hizo su primer festival, unos 12 eventos en un mes, con premios especiales para Guillermo Cabrera Infante, María Elena Cruz Varela, que asistió al festival, el gran compositor de música clásica Aurelio de la Vega, sesiones de cine con la exhibición del documental «Conducta Impropia» y la presencia de uno de sus realizadores, Orlando Jiménez Leal, conferencias de literatura con el académico y escritor Enrico Mario Santí, teatro y exposición de artes plásticas. Fue todo un éxito. Así se hizo durante cinco años. Empresas locales dieron su apoyo económico al Instituto y a su festival.

  3. Si en vez de criticar a los musicos cubanos que vienen de Cuba, ayudaramos mas a los musicos cubanos que estan afuera, seria otra la historia. Rey el vikingo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí