Inicio Internet Fake News y maximalismo en la Sociedad del Disparate

Fake News y maximalismo en la Sociedad del Disparate

148
0

Dos grandes tendencias digitales se cruzan en la Sociedad del Disparate: La el maximalista afirmativo y la del maximalista negador.

El maximalista afirmativo difunde Fake News en las redes sociales incluso sabiendo, o intuyendo, que efectivamente se trata de Fake News. Pero no importa: para los afirmativos lo que cuenta noticiosamente no es la realidad sino cómo ellos desean que la realidad se manifieste. Por su parte, el maximalista negador tacha de Fake News a cualquier medio, noticia u opinión que no se ajuste a sus inclinaciones políticas o ideológicas, inclusive si lo noticioso que rechaza está basado en hechos concretos o verificables.

Ambos, afirmativos y negadores, suelen colisionar produciendo diferentes resultados: en unos casos se repelen pero en otros se funden armoniosamente. A menudo, el maximalista afirmativo y el maximalista negador son la misma persona y solo hace diferencia la naturaleza de las «Fake News» que circulan, o a las que se enfrentan.

En la Sociedad del Disparate analizar imparcialmente, con agudeza, la actualidad noticiosa, demanda esfuerzos considerables. «Esto es una guerra», acarician algunos maximalistas su azorada objetividad como a un gato. «Y en las guerras yo no hago prisioneros».

En la Sociedad del Disparate las emociones suelen imponerse al razonamiento o al sentido común y la exageración tiende a normalizarse, a formalizarse socioculturalmente. De ahí que los bandos en pugna se combatan lanzándose a la cabeza, como platos desechables, cualquier cantidad de Fake News. A la sopa de la «posverdad» no la desborda un fideo más, un fideo menos, y en la era de la normalización de la exageración el maximalismo es un derecho del pueblo.

La democracia representativa y el desarrollo tecnológico tampoco son perfectos. En el siguiente video, sin embargo, puede vérseles desde otro ángulo. Aquí una hipótesis que recrea, desde la teoría de la simulación de Bostrom, lo que podría constituir una neurotecnología del futuro al servicio de la salud universal. Programas poshumanos de perfeccionamiento síquico:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí