Inicio Poesía Inhumanidad

Inhumanidad

25
0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las lágrimas no tienen patria fija
su bandera es un deshilachado triángulo de pesadillas
el himno un brote de notas graves y desafinadas.
Les basta con que haya suficientes ojos en el mundo
para mantener la pureza del linaje
y nuevas chispas de maldad
que conviertan en cenizas humeantes
lo que queda de ese territorio mínimo
llamado sosiego.

Artículo anteriorLa revuelta de los holgazanes
Artículo siguienteFélix Anesio presenta su nuevo poemario
Jorge Olivera Castillo
Jorge Olivera Castillo (La Habana, 1961). Periodista, editor y escritor. Premio Nacional de Literatura Independiente de Cuba. Entre otros, tiene publicados los libros “Confesiones antes del crepúsculo” (2005), “En cuerpo y alma” (2008), “Cenizas alumbradas” (2010), “Sobrevivir en la boca del lobo” (2012), “Tatuajes en la memoria” (2014) y “Antes que amanezca y otros relatos” (2010). Fue condenado a 18 años de cárcel en la "Causa de los 75" por ejercer el periodismo independiente. Actualmente se encuentra bajo "Licencia Extrapenal" por motivos de salud. Obtuvo una beca en la Universidad de Harvard en el 2009, a propuesta del English PEN, pero el castrismo impidió que asistiera.