Inicio Catástrofes Irma y el socialismo en Cuba

Irma y el socialismo en Cuba

33
0

En un mensaje dirigido a la población de Cuba tras el paso del huracán Irma, el gobernante Raúl Castro apeló al “espíritu de resistencia y victoria de los cubanos”. El fenómeno meteorológico causó “severos daños” al país el pasado fin de semana, según un comunicado publicado en el diario oficialista Gramma.

Sin embargo, el “espíritu de resistencia» no parece haber contaminado al hermano menor de los Castro, quien no ha aparecido por las áreas afectadas tras la visita de Irma.

La ausencia de Raúl Castro en los noticieros y programas de la televisión oficialista ha disparado las especulaciones sobre su estado de salud, mientras otros atribuyen su desaparición al cinismo y la desidia de una nomenclatura que se cree segura en el poder.

En Miami, ciudad a la que Irma afectó lateralmente, muchos cubanos recordaron las carencias permanentes del sistema socialista cubano tras quedar sin suministro eléctrico por varios días. A continuación el comentario de Carlos Alberto Montaner:

[ot-video][/ot-video]

«De acuerdo con informaciones captadas desde la radio oficial, el régimen priorizó cuatro municipios capitalinos en término de soluciones inmediatas a la falta de fluido eléctrico en La Habana», informó, desde Cuba, el sitio web Primavera Digital. «Estos son Habana Vieja, Habana del Este, Playa y Plaza».

«Las razones que impulsaron tal selección fueron, según fuentes que prefirieron el anonimato, que en Habana Vieja se encuentran enclavados los negocios del Casco Histórico en manos de oligopolios militares, que en Habana del Este se encuentran sitios turísticos en manos de los mismos oligopolios, en el municipio Plaza está el centro del mal y los centros de la administración central del estado y en el municipio Playa residen los oligarcas», añadió la web.

«El Gobierno cubano tiene en las próximas semanas la oportunidad de demostrar que puede ceder parcelas de control económico en aras de que la recuperación tarde menos», apuntó, por su parte, 14 y Medio. «La última página del libro de Raúl Castro al frente del país está en blanco. Ahora debe decidir si llenarla con gestos de control o de apertura; si contribuir al hundimiento de la Isla o ayudar a reflotarla».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí