Inicio Citas de la Red Jurados por la libertad de Cuba

Jurados por la libertad de Cuba

18
0

 

Hoy, conversando con un recién llegado de Cuba, y dando catequesis, le explicaba que parte del éxito en el exilio radica en desconectar con esa mentalidad desesperada del regreso a Cuba. No le hablaba de la anulación de tal deseo, sino de la postergación del mismo, o de la no co-dependencia depresiva de tal acción del regreso victorioso.

Y hablando le comenté que por eso yo no había querido que mi pareja fuera. Primero, por lo costoso. Segundo, porque si nosotros vamos es “a meternos en balacera”.

A lo que el cubiche, noble y de buen corazón, me replicó:

—Exacto, ¿e ir a Cuba a meterse en “balacera” para qué? ¿Qué resuelven con eso?

Sin ánimo de poner la charla tensa, algo que me sucede a menudo, pero con ese botón de respuesta rápida que tengo, en buen tono le contesté:

—Se resuelven muchas cosas, se cambian muchas cosas. Lo que sí no podemos es ir a Cuba y no hacer nada. O vamos a Cuba y la armamos con los nuestros, o nos quedamos aquí en exilio y resistencia desde el destierro. Pero meter con la cara, eso nunca.

Un minuto del silencio entre el recién refugiado y yo, tan hondo que me quedé pensando cómo remediarlo, cómo explicarle. A lo que una parábola saltó en mi mente, pues sabía que era un muchacho de barrio. Le dije:

—¿Tú has visto a los Abacuas? —me hace un ademán afirmativo mientras sus ojos se iluminan— ¿Has visto que ellos tienen que hacer lo que tienen que hacer por ‘la hermandad’? Tienen que cumplir con sus principios sin medir las consecuencias, ¿cierto? Los que están fuera no entienden, pero el que está dentro sí. Y eso es porque los abacuas están ‘jurados’. Pues entonces, para que comprendas, nosotros estamos jurados también.

Mi noble cubiche me sonrió. Lo había comprendido todo. Un aire de respeto se respiraba. Yo sonreí, porque internamente me asombraba de la metáfora comparativa que había ingeniado para explicar mi actitud, la nuestra, ante la vida.

Sí, estamos jurados. Jurados por la libertad de Cuba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí