Inicio Farándula y Sociedad La fábrica de ladrones del Dr. Madureau

La fábrica de ladrones del Dr. Madureau

20
0

 

Siendo niño, muchas veces escuché una canción que decía “Estudié para ladrón y terminé la carrera…”. Nunca hubiese sospechado que, en otro contexto, algún día esta frase me sirviera para encabezar un texto. Pero resulta adecuada para describir lo que está ocurriendo en la Isla del Dr. Madureau y la naturalidad con la cual están aconteciendo tantos hechos reñidos con la razón y con la civilidad misma.

En efecto, es vergonzoso ver cómo el Dr. Madureau, presunto presidente de un país que ha vuelto hipotético e hipotecado, manda a confiscar juguetes, propiedad de una empresa que los trajo a la isla con todos los gastos que esto conlleva, para luego regalárselos a los niños como si fuesen propiedad del gobierno. A nivel del subconsciente colectivo, este hecho por sí solo equivale a hacer de estos niños los cómplices de un robo millonario y al mismo tiempo legitimar cualquier forma de robo.

En otras ocasiones, el Dr. Madureau obliga a varios establecimientos comerciales a vender toda su mercancía con descuentos de hasta el 70%, llevándolos de inmediato a la quiebra. Sin embargo, lo que resulta más grave que las acciones de un gobierno dominado por hampones del calibre del Dr. Madureau es que la población de la isla sea partícipe y cómplice de este robo.

Tal como lo decía Jean-Paul Sartre, el ser humano siempre tiene la posibilidad de escoger. Lo triste es que el pueblo, en vez de solidarizarse con los comerciantes y de boicotear el robo no acudiendo a comprar, hace todo lo contrario. Es de preguntarse quién es más sinvergüenza, si el gobierno del Dr. Madureau, corrupto y amigo de lo ajeno, o el pueblo mismo que, por recoger unas migajas, arruina a unas personas que han sido estigmatizadas por el Dr. Madureau y que habían levantado sus negocios con trabajo y esfuerzo.

Hacer que los ciudadanos se enfrenten es la estrategia perversa del Dr. Madureau, siguiendo los lineamientos del Dr. Chavèze-Friasse, gran precursor del desastre que impera hoy en día a manos del Empeorador de la isla, porque desafortunadamente Nicolás Madureau destruye o empeora todo lo que toca. Por obvias razones a los elefantes no se les permite entrar a las cristalerías. De igual manera, son obvias las razones para derrocar gobernantes como el Dr. Madureau que se dedican a hacer experimentos inhumanos y a crear ladrones por asociación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí