Inicio Resto del Mundo La ruta china para sobrepasar a Estados Unidos

La ruta china para sobrepasar a Estados Unidos

33
0

La nueva ruta china para sobrepasar a Estados Unidos como primera potencia mundial realmente es «más vieja que andar a pie»: Se trata de la ‘Nueva Ruta de la Seda’ o ‘Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda’, como la describiera este domingo Xi Jinping parafraseando el nombre de la antigua ruta comercial utilizada en las transacciones entre Europa y el Lejano Oriente. Lo hizo en Beijing en una cumbre internacional a la que asistieron representantes de decenas de países: Allí estuvieron desde el inefable Mariano Rajoy hasta los taimados Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan. Ninguno de ellos preguntó por Donald Trump.

Así, en el extremo opuesto, la «nueva» ruta de Trump en Estados Unidos pareciera –al menos sobre el papel de los discursos y lemas de la ya finalizada campaña– aún más antigua que la de Xi, y por lo tanto naturalmente improductiva: La viejísima ruta del atrincheramiento proteccionista, tan popular entre nuestros antepasados de las cavernas allá por la prehistoria, cuando aún no se había inventado la rueda, mucho menos el comercio trasnacional, y el hombre debía encerrarse para evitar el ataque de las grandes fieras.

Xi Jinping llamó OBOR a la ‘Nueva Ruta de la Seda’ –por sus siglas en inglés, «One Belt, One Road» (Un cinturón, una ruta)–, proceso de globalización económicamente «abierto, inclusivo, equilibrado», supuestamente «beneficioso para todos», que pretende invertir en puentes, líneas férreas, puertos, aeropuertos, zonas francas y demás infraestructuras en decenas de naciones de varios continentes, conectando a China con el mundo. El coste se estima en alrededor de un billón de dólares. Citado por las agencias de prensa, el gobernante chino aseguró este fin de semana que el Banco de Desarrollo de China y el Ex-Im Bank otorgarán créditos por 55.000 millones de dólares para impulsar esta nueva ruta, «y el Fondo Silk Road recibirá 14.000 millones adicionales».

Una vez dije que la China “potencia económica” se reduce a una serie de bolsones urbanos de prosperidad, en las costas o aledaños, mientras la población rural, la inmensa mayoría allí, sobrevive en la miseria. Pero esa vez fue hace tres años, cuando el proteccionismo agitado por Donald Trump resultaba inimaginable en la América del libre comercio. Las nuevas circunstancias geopolíticas pudieran alterar esta ecuación, con China aprovechándose del enroque norteamericano para ocupar los espacios abandonados por «la competencia» y diversificar aún más sus zonas de influencia empresarial.

En cualquier caso, este fin de semana Xi ha reafirmado en grande su sí a la globalización del comercio. Sin duda, la X de su sí aspira a convertirse en una cruz sobre el proteccionismo trumpista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí