Inicio Textuales La transición del Sistema Electoral cubano: Epílogo

La transición del Sistema Electoral cubano: Epílogo

17
0
0_cuba-cubanos

El estudio de los cambios en nuestra legislación electoral, durante la supuesta reforma democratizadora de 1992, demuestra a las claras que los mismos se dirigieron más bien hacia un reforzamiento de la naturaleza profundamente autocrática del Estado cubano. Pero que a su vez tuvieron como objetivo secundario disimular la verdadera esencia del mismo, en un momento de marcada crisis para el régimen castrista.

En las apariencias, la Ley 72 permitió que la ciudadanía participara directamente en la elección de una figura tan clave en el ordenamiento estatal cubano, por lo menos en teoría, como el Diputado a la Asamblea Nacional, mas lo condicionó de tal manera con un conjunto de bien estudiadas triquiñuelas legales que en la realidad tal concesión del Autócrata no es, ni puede ser, efectiva. En la Cuba posterior a 1992 los ciudadanos rallan boletas en colegios electorales, en días siempre cercanos a un nuevo aniversario del natalicio de José Martí, y reciben el saludo de los niños que custodian las urnas, pero ni eligen, ni muchísimo menos aprueban o no. Solo participan en un acto teatral que no es sino una consciente burla del régimen castrista a dichos electores, al Apóstol, y más grave aún, a los pioneritos que custodian nada más y nada menos que una sarta de mentiras bien urdidas.

Que hablamos de triquiñuelas legales bien estudiadas, y no de errores que dejaron atrás unos poco avisados legisladores, lo demuestra el aquí detalladamente tratado intento, en la Ley 72, de ocultar cuáles son para ella las boletas válidas.

La transición del Sistema Electoral cubano: La serie completa

Otra muestra lo es un pequeño cambio, tomado a tiempo para que saliera incluido en la Ley 72 el mismo día de su proclamación. Según la Ley 37:

ARTÍCULO 11.- Los Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular se eligen a razón de uno por cada veinte mil (20 000) habitantes o fracción mayor de diez mil (10 000). En caso que el número de habitantes de un municipio sea inferior a veinte mil (20 000), se elige un Diputado.

La 72 por su parte definió:

ARTICULO 14. La Asamblea Nacional del Poder Popular estará integrada por Diputados elegidos a razón de uno por cada veinte mil (20 000) habitantes de un municipio, o fracción mayor de diez mil (10 000), que es su circunscripción electoral. En el caso que el número de habitantes de un Municipio sea de treinta mil (30 000) o inferior a esa cifra, se eligen siempre dos (2) Diputados.

Este cambio es muy significativo, en el sentido de que demuestra que el legislador sí estaba absolutamente consciente de que, con semejante sistema de escrutinio, dejar un solo candidato en la boleta habría traído como consecuencia poner en evidencia las tretas de que se había valido para sofocar la supuesta ampliación de la participación ciudadana en la elección de sus representantes.

[blockquote style=»2″]Dedicatorias:

A los compañeros de la Seguridad del Estado, por su estímulo constante.

Al pueblo cubano, a quien legítimamente pertenece la soberanía nacional.[/blockquote]