Inicio Neo Blogs Martí perdido en la telaraña de la Matrix

Martí perdido en la telaraña de la Matrix

43
0
En un nuevo aniversario de la muerte de José Martí, un par de anotaciones al margen:
 
a) Martí no fue un guerrero de la Matrix, de serlo nunca se hubiera tomado demasiado a pecho las descalificaciones de que era objeto por algunos de sus compatriotas involucrados en la guerra contra España. Parece que su mayor error no fue la imprudencia o su falta de sentido común en Dos Ríos, sino, antes que eso, haberse dejado llevar por su indignación, por el deseo de «callarle la boca» a sus detractores –los cuales lo acusaban de capitán araña o simplemente ponían en duda su honestidad y capacidad– con una carga heroica. Este impulso del ego, del orgullo herido o como se prefiera llamarle, suele estar en la raíz de las decisiones disparatadas y constituye una debilidad imperdonable en cualquier combate, sea de la naturaleza que sea.
 
b) Relacionado con lo anterior: Para lograr la liberación de países como Cuba, donde hacer picadillo a quien sobresale es el deporte nacional, se necesitan, más que héroes, hombres y mujeres avezados en la recurrente tarea de tirar a mierda a los choteadores y a los envidiadores, que siempre son legión. Individuos capaces de observar, con una mezcla de compasión y humor, el disparatado espectáculo de la tragicomedia humana, y de actuar en consecuencia. Gente, en fin, que no se deje «cohetear», para utilizar un modismo vigente en la Cuba que dejé atrás hace ya casi 20 años.
Artículo anteriorSanto y seña para una escuela de matones
Artículo siguienteLa historia de Maurín
Armando Añel
Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.