Inicio Evolución y transhumanismo Maximalismo vs diversidad

Maximalismo vs diversidad

34
0

 

Por desgracia, el ser humano tiene una tendencia manida –y suicida– a ir a los extremos. El maximalismo es lo que en el fondo mueve a las masas nacionalpopulistas parcialmente de moda incluso en naciones civilizadas, sean de izquierda o derecha, cuyo objetivo supuestamente sería –en el escenario idealista que predican o persiguen– una sociedad pura y segura, socioculturalmente «desinfectada». Una sociedad indignada ante la diversidad.

Y ahí radica la contradicción, porque el maximalismo es siempre una tendencia humana pero también inevitablemente un bumerán político: termina rebotando contra la riqueza de matices que caracteriza al sapiens en evolución –a la civilización– para regresar golpeando al maximalista incauto. Porque eso de que los extremos se tocan no es solo una verdad de Perogrullo, constituye además una expresión del miedo a la diferencia que caracteriza al cavernícola tribal, al animal que aúlla contra lo desconocido, contra la noche llena de interrogantes y misterios.

El maximalista protesta contra la estresante complejidad del mundo y busca soluciones fáciles (el problema siempre es exterior y ello lo libra de responsabilizarse): el maximalista necesita eliminar aquello que no comprende o no aprecia. Así, tajantemente, se trata de desaparecer la noche. Su aullido de protesta se extiende permanentemente contra la noche para al final dejarlo ronco, ininteligible, sin voz ni voto.

Artículo anteriorKim pone a prueba a Trump
Artículo siguienteUna novela llamada a ser el libro del año
Armando Añel
Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí