Inicio Neo Blogs Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio

Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio

57
0

Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución:

1-La necesidad de no aumentar los motivos por los que el electorado pudiera elegir votar NO en el Referendo, en un momento en que la crisis económica al interior de la Isla arrecia, en que ya no solo es pan lo que falta.

En semejante escenario el régimen ha calculado que podría ganar más votos de acercarse a los sectores homofóbicos, que de mantener la proximidad que a través de la princesa Mariela Castro ha tenido hasta ahora con el sector sexo diverso. A fin de cuentas el porciento de población al que el artículo 68 podría favorecer gira alrededor del 10% de la población de la Isla, mientras entre homofóbicos de las cavernas y partidarios del diseño familiar divino no bajan del 40%.

2-La oportunidad que el régimen ha visto de congraciarse con la principal fuerza de apoyo del actual presidente de los EE.UU.: Los evangélicos.

Convencido ya el régimen de que su única solución es acercarse a los EE.UU., y por lo tanto en lucha con cierto sector muy poderoso del Exilio, el cual trata de evitar ese acercamiento, el poscastrismo, o Canelato, por fin se ha dado cuenta de que quizás el modo de con mayor seguridad hacer avanzar su agenda ante el Presidente pasa a través de las Iglesias Evangélicas. Porque es evidente que estas reaccionarán con beneplácito ante un gobierno autoritario que a las puertas mismas de los EE.UU., en donde el matrimonio igualitario avanza, es capaz de deshacerse de una pretensión semejante, para volver a dejar a la familia como lo dispuso Dios. Y ya sabemos que si con alguien trata de cumplir Trump es con los evangélicos, por lo que a partir de ahora el control sobre la política americana hacia Cuba, del que disfrutaba el senador Marco Rubio, podría verse bastante menoscabado, incluso hasta perderse por completo, si tenemos en cuenta lo errático del actual presidente.

En todo caso la decisión del régimen poscastrista de no legalizar el matrimonio igualitario es otra vuelta de tuerca en la dirección de la conservadurización del mismo. Uno que lo aproxima a cierta corriente neoconservadora autoritaria que hoy es fuerte en el hemisferio.

Si algo bueno ha traído esta decisión es que ha servido para hacer un claro deslinde entre las fuerzas progresistas y las conservadoras, al dejar por completo la opción del NO en manos de las primeras (antes tenían que compartir esa opción con un sector conservador), y al Sí en las de los segundos (en el que antes se incluían los sectores sexo diversos, siempre más proclives por naturaleza al progresismo social y político).

Veremos cómo votamos por esas dos opciones en el Referendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí