Inicio Comentarios en Neo Club Santiago Feliú y el oportunismo noticioso en el exilio

Santiago Feliú y el oportunismo noticioso en el exilio

29
3

Lo que plantea Armando Añel en el excelente artículo La trova de Santiago Feliú apunta a una realidad que muchos cubanos en Miami y otras ciudades fuera de Cuba no quieren enfrentar. Es como un espejo al que le huyen, y por ello esgrimen vagos argumentos como “que no es el momento para hablar de esto ahora”.

Lo que sucede es que ninguna otra prensa cubana en el exilio (no solo es la de la isla) hará mención de ciertos hechos en la vida de Santiago Feliú, ni ayer, ni hoy ni mañana, por razones relacionadas con vínculos afectivos, pertenencia gremial, etcétera. Es el mal que nos corroe y que contribuye a que Cuba esté como está: artistas y escritores carentes de integridad y honestidad. Esa ha sido una de las armas más efectivas del castrismo: engendrar arribistas y oportunistas dándoles permisividad para que gocen de ciertos privilegios y, por otra parte, un espacio para que luzcan como héroes, rebeldes y hasta disidentes. Sin duda, portadores de la doble moral tan acendrada en la sociedad cubana. Rebeldes sin causa, solo de pelos largos y oropeles, etcétera, capaces de defender en tribunas públicas al régimen que tantos muertos acumula. Y son instrumentos a conciencia, que es lo peor de todo.

De que Santiago Feliú era buena persona o buen trovador, nadie dice lo contrario. Pero como figura pública fue cuestionable su actitud, y la prensa libre tiene el derecho de exponerlo, tal como el articulista lo ha hecho. ¿Cómo vamos a progresar como nación cuando preferimos ignorar una realidad insoslayable? Creo que el artículo mencionado arriba y la nota precedente de Neo Club Press traen un poco de equilibrio informativo ante una prensa tendenciosa que trata de omitir por intereses creados varios aspectos referentes a esta noticia.

3 COMENTARIOS

  1. El cubano, como bien dice Callejas, no sabe diferenciar entre oportunista y buena gente. Y a medio camino está el sociolismo. Digamos que un sociolista puede ser un oportunista buena gente firmemente convencido de que el socialismo es el sistema más justo. Sabe que algo anda mal en el entramado que defiende con su arte, no se le escapa que hay una montañita de muertos por ahí, pero prefiere mirar para otro lado pues, a fin de cuentas –y aquí el oportunista vuelve a mezclarse con el buena gente desovando al sociolista–, el entramado fue creado para favorecer a los desfavorecidos, alcanzar la igualdad y levantar, poquitico a poco, el paraíso de los trabajadores que no trabajan.

    Excelente este texto de Joaquín.

  2. excelente texto solo un apunte,el arma más efectiva del castrismo, NO ha sido, que artistas y escritores lleven impregnado la carencia de integridad y honestidad, NO,el arma más efectiva del castrismo, es haber convencido al personal, de que matar a nuestros enemigos (Ellos), es malo…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí