Inicio Poesía Si vas a rezar

Si vas a rezar

30
0
dioses

 

 

 

 

 

 

 

 

Llega el final
de lo que querías
y comienza la conquista;
los muertos que se fueron
ni en la diferencia los resucitarán.

Se acaban las promesas
y se incumple lo que no estuvo,
en el sueño. Si no sueñas es una derrota.

Ya te dije que luego que fuimos inocentes
y nos dieron una cárcel
de puertas abiertas como su moho y su cal,
lo que te queda de sobra es la desidia.

Ahora, si tu cobardía sigue en curso
de preparaciones que son interminables,
te aviso quedan
muchos muertos por enterrar,
porque un país
que es desde hace mucho
un cadáver podrido
ya no se sostiene del uso
de su abono de cuanta mierda
ni de algún juego de abalorios.

Ya sabes la danza,
naciste en la punta de ese pie
donde los lagos y los cisnes en lo real eran
los solares de una rumba de un guaguancó,
–como las vigas que apuntalan
los desechos y los pedazos
de una estrella solitaria–
que solo es un coagulo en la nuca
como les pasa a los caballos que llevan
la ruta del coche en el olor a orine
de una ciudad que además padece
la huella que todos los días el hambre borra
y coloca militarmente
en esa tribuna donde los animales degollados
se niegan a predecir un futuro que también es
Inexorable.

Si queda un santoral de los presagios
apaga la vela y raja el vestido
ya las máscaras dejaron su carnaval
–y se sabe, a estos últimos
por decreto los prohíben–.
Así, como pasa una carroza mortuoria
donde antiguamente
se recogía una esquela
incolora
que no representaba ni por apellidos
el resto de la vida anterior
de la persona que recordaríamos
seguramente desde alguna zona inerte
donde apenas las maldades
eran juegos del azar de la ruleta
donde todos los sueños se magnifican.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí