Inicio Poesía Soneto a Idabell

Soneto a Idabell

15
0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apareciste como una nueva raza
en medio de la Torre de Babel
que era mi corazón, furiosa plaza
armadura chirriando a flor de piel.

Mi piel, que siempre sabe qué te pasa
que se ha vuelto tu intérprete más fiel
y crepita día y noche, a la brasa,
deleitándose en tu fuego, Idabell.

Apareciste frente a la coraza
que moldeara a martillo y cincel,
que ante ti se volvió papel de estraza

un aviso colgando de un dintel.
Mi corazón que anunciaba: “esta es tu casa,
bienvenida para siempre, Idabell”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí